Medidas de apoyo a los trabajadores autónomos

El Real Decreto-ley 30/2020 del 29 de septiembre de 2020 en los artículos 13 y 14 y en la disposición adicional 4ª, se regulan las nuevas medidas de apoyo a los trabajadores autónomos a partir del 1 de octubre de 2020.

Se establecen varios escenarios:

PRESTACIÓN EXTRAORDINARIA DE CESE DE ACTIVIDAD PARA AUTÓNOMOS CON SUSPENSIÓN TEMPORAL DE LA ACTIVIDAD.

Todos aquellos autónomos que se ven obligados a cerrar como consecuencia de resolución de la autoridad competente como medida de contención del virus COVID-19.

Deben estar afiliados y en alta en el RETA, o en el REM, al menos 30 días naturales antes de la fecha de resolución y hallarse al corriente de los pagos de la Seguridad Social.

La cuantía de la prestación será del 50% de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desarrollada (mínimo 472,20 euros). Incrementándose en un 20% si el autónomo tiene reconocida la condición de familia numerosa.

En el caso de que haya dos beneficiarios de la misma unidad familiar será del 40% sin que haya incremento por familia numerosa.

Además, la cuota de autónomos queda exonerada (aunque ese periodo contará como cotizado) desde el primer día del mes que se adopta la medida de cierre de actividad hasta el último día del mes siguiente al que se levante dicha medida.

PRESTACIÓN EXTRAORDINARIA DE CESE DE ACTIVIDAD PARA AUTÓNOMOS CON POCOS INGRESOS.

Aquellos autónomos que no tienen derecho a la prestación de cese de actividad (tarifa plana o cotización inferior a un año) si podrán solicitar una prestación económica por cese extraordinaria.

Para ello tienen que haber estado de alta en RETA (o REM) desde antes del 1 de abril de 2020, hallarse al corriente de los pagos de la Seguridad Social, no tener derecho a la prestación de cese de actividad, ni tener ingresos superiores al SMI (1.108,33 euros/mes) en el último trimestre de 2020 y prever que sus ingresos van a sufrir una reducción de, al menos, el 50% en relación a los ingresos del primer trimestre de 2020.

La cuantía de la prestación será del 50% de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desarrollada durante un máximo de 4 meses. En el caso de que haya dos beneficiarios de la misma unidad familiar será del 40% sin que haya incremento por familia numerosa.

Estarán exentos de pagar la cuota de autónomos. Si se solicita dentro de los primeros quince días desde la publicación del Real Decreto, se percibirá desde el día 1 de octubre y durante 4 meses. Si se solicita más allá del 15 de octubre, se percibirá desde el día siguiente a la fecha en la que se presente la solicitud y la duración no podrá exceder del 31 de enero de 2021.

Una vez se agote la prestación, y a partir del mes siguiente, el autónomo se verá obligado a cotizar por la contingencia de cese de actividad.

PRESTACIÓN EXTRAORDINARIA DE CESE DE ACTIVIDAD PARA AUTÓNOMOS DE TEMPORADA

Todos aquellos autónomos que han estado de alta en RETA, al menos, durante cuatro meses durante los meses de junio a diciembre. Tanto en 2018 como en 2019. En el caso de haber trabajado por cuenta ajena se cumplirá el requisito si no ha superado los 120 días entre el 1 de junio de 2018 y el 31 de julio de 2020 y se encuentre al corriente de los pagos de la Seguridad Social.

No pueden haber estado de alta entre el 1 de marzo y el 31 de mayo de 2020 ni haber recibido prestación de la Seguridad Social durante los meses de enero a junio de 2020, salvo aquella que sea compatible con su actividad.

Los trabajadores autónomos no pueden haber tenido unos ingresos superiores a 23.275 euros.

La cuantía de la prestación será del 70% de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desarrollada. Durante la percepción de la prestación no será obligatorio cotizar, permaneciendo el trabajador autónomo en situación de alta.

Podrá empezar a devengarse con efectos de 1 de octubre de 2020 y tendrá una duración máxima de 4 meses siempre que se presente del 1 al 15 de octubre. Si se hace después, los efectos quedan fijados al día siguiente de la presentación de la solicitud.

PRESTACIÓN DE CESE DE ACTIVIDAD COMPATIBLE CON EL TRABAJO POR CUENTA PROPIA Y PRÓRROGA DE LAS PRESTACIONES YA CAUSADAS AL AMPARO DEL RD-LEY 24/2020 DE 26 DE JUNIO

a) Los trabajadores autónomos que vinieran percibiendo la prestación por cese de actividad podrán continuar percibiéndola hasta el 31 de enero de 2021 solicitando una prórroga de la misma.

Para solicitar la prórroga deberán cumplir los mismos requisitos que cumplieron el anterior trimestre, acreditando una reducción de la facturación durante el cuarto trimestre de 2020 de, al menos, el 75% en relación con el mismo periodo del año 2019, así como no haber obtenido durante el cuarto trimestre de 2020 unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 euros al trimestre (no pudiendo exceder de 1.939,58 euros mensuales).

b) Para aquellos trabajadores que no hubieran solicitado la prestación, podrán solicitar una nueva prestación ordinaria.

Los autónomos que pueden beneficiarse de esta ayuda den haber percibido la prestación extraordinaria del estado de alarma hasta el 30 de junio de 2020, estar afiliados y alta en RETA (o REM), haber cotizado por cese de actividad como mínimo durante 12 meses inmediatamente anteriores de forma continuada. Hallarse al corriente de pago con la Seguridad Social.

No haber cumplido la edad ordinaria de jubilación o de haberlo hecho no cumplir con el resto de requisitos para poder acceder a la misma.

Acreditar una reducción de la facturación durante el cuarto trimestre de 2020 de, al menos, el 75% en relación con el mismo periodo del año 2019, así como no haber obtenido durante el cuarto trimestre de 2020 unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 euros al trimestre (no pudiendo exceder de 1.939,58 euros mensuales)

Aquellos que estén en situación de Pluriactividad podrá ser compatible con esta ayuda si los ingresos netos procedentes del trabajo por cuenta propia y ajena no superan 2,2 veces el SMI (2.438,32 euros) y, en todo caso, los ingresos por cuenta ajena no superen 1,25 el SMI (1.385,41 euros). En este caso la prestación sería del 50% de la base mínima de la actividad.

La cuantía de ambas prestaciones será del 70% de la base reguladora.

Durante la percepción de la prestación, el autónomo deberá ingresar a la TGSS la totalidad de sus cotizaciones. Será la mutua la que le abone la prestación y el importe de las cotizaciones por contingencias comunes. (Ejemplo: Si el autónomo cotiza por la base mínima de 944,40 euros, la mutua le devolverá 267,26 euros y el autónomo asumirá 16,05 euros).

Podrá empezar a devengarse con efectos de 1 de octubre de 2020 y tendrá una duración máxima de 4 meses siempre que se presente del 1 al 15 de octubre. Si se hace después, los efectos quedan fijados al día siguiente de la presentación de la solicitud y su duración no podrá exceder del 31 de enero de 2021.

Las prestaciones las gestionarán a través de las mutuas colaboradoras de la Seguridad Social. Estas podrán requerir algún tipo de información relativa a los rendimientos obtenidos (modelo 303, 130…)

Los trabajadores autónomos que prevean que no van a cumplir los requisitos de facturación podrán renunciar a ella y devolver por iniciativa propia la prestación en cualquier momento antes del 31 de diciembre de 2020.